lunes, 18 de marzo de 2013

Carlos Pagni está llorando al canalla Martínez de Hoz



(Mientras muchos celebramos)

El escenario

De pronto, todo ha cambiado en la vida de este pelado amigo de los represores y chupaculo de asesinos como Videla y sus secuaces.
Se quedó sin su amigo, sin el modelo que seguramente siguió para perfeccionarse en el arte de embaucar, adquirir las técnicas necesarias para lograr ser procesado
y  lograr el cinismo necesario para aparentar ser un periodista independiente mientras  le pagaba al lucifer para lograr ser el perfecto estereotipo de un perverso estafador con la pluma  en sus escritos
Martínez de Hoz (el canalla  que saqueó la economía del País mientras desaparecían compañeros  y  los mares  se llenaban de cuerpos arrojados desde los aviones que sus compinches piloteaban en los vuelos de la muerte) finalmente  dejó de respirar.
Pero,  como dice Mario Benedetti: “Los canallas viven mucho  pero algún día se mueren
Y a este  ladrón de nuestro futuro y arquitecto del infierno que vivimos en aquellos años trágicos en los que  se creía el dueño del planeta.....le llegó la hora, se lo llevó la parca.
Y ya se está pudriendo, su cuerpo despide olor , los gusanos comienzan el festín con sus despojos y  yo particularmente repito lo que decía el poeta:
“Vamos a festejarlo
a no volvernos flojos
a no olvidar que éste
es un muerto de mierda”
El canalla ya se ha muerto y lo llora CARLOS PAGNI
El rufián  está bien  muerto  y lo llora CARLOS PAGNI
Mientras yo lo celebro y mientras se abre el infierno  los iguales a este muerte  lo lloran sin desconsuelo.
Que más decir de este tipo un canalla como el muerto
Ningun humano decente puede llorar a un perverso que se rió de la muerte de los muchos que morían  cuando el País se moría
De hambre, de desesperación, de miseria de dolor el País se retorcía y el que hoy se está pudriendo reía con sus compinches.
El rufián, ese mal tipo esa mierda de asesino....se  fue a joder  al infierno.
Que  lo banque el satanás
Y lo llore CARLOS PAGNI...

Hasta la Victoria Siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada